6.29.2011

Por fin con trompeta

Siempre me ha gustado la música, soy como dirían muchos "mamona" al respecto, no me gusta toda la música, mucha me desespera y me pone de malas, me gusta más lo clásico, y no me refiero solamente a la música clásica, sino lo clásico en todos los géneros, bueno no en todos, porque hay ciertos pseudo géneros que realmente ni deberían de ser llamados música... en fin, sí, suena mamón todo eso... ni modo.
Desde chiquita escuchaba música, mis papás son fanáticos de la música clásica, del jazz, bossanova, pink floyd, led zeppelin, beatles, rolling, etc... y claro, era lo único que escuchaba, además de Cri crí, los hermanos rincón y otras cosas raras para niños.
Recuerdo la música de Pedro y el lobo de Prokófiev y cómo me explicaba mi mamá qué personaje interpretaba cada instrumento... y desde ese entonces, aunque nunca lo hice realmente público, me encantó la trompeta.
Tengo que decir que tengo serios problemas musicales, recuerdo la tonada, soy entonada, pero me da pena cantar, y también tiendo a olvidar nombres de artistas, canciones o discos, es horrible que me suceda eso... luego me preguntan: ¿conoces a tal o tal canción? y yo me quedo con cara de ni idea... pero si me la tararean digo ahhh sí! ya ya... Mal por mi!
Bueno, pero entonces la trompeta se me hacía y se me sigue haciendo un instrumento muy peculiar, el sonido que produce es el sonido del intérprete, sí, evidentemente con notas y demás, pero se escucha como la voz interior del intérprete (sí, soy mamoncísima definitivamente jaja), y pues escuchas su respiración, su sentimiento, su deleite por la música, hay otros instrumentos de viento muy complicados, el saxofón, la flauta tranversal, el oboe o el clarinete o cualquiera, todos muy interesantes, pero el que a mi me pone rete loquita es la trompeta.
Así que a los 30 años con algunos meses decidí comprarme mi trompeta, busqué, no quería una nueva, y lo que diré a continuación sonará raro y mamón, pero quería algo usado que tuviera cierto sentimiento de alguien más, jaja algo así como el violín rojo, que siguiera transmitiendo sentimientos musicales de personas diferentes... y bueno, se supone que la que conseguí es checa, posíblemente tocada por un trompetista de música clásica, suena re bonito, jaja evidentemente bajo mi boca, labios y pulmones todavía suena como elefante sonándose los mocos, pero pronto pronto sonará bien, y sonará a mi y haré algo que nunca he hecho en mi vida, haré música y pondré títulos fáciles a mi música porque sino no recordaré ninguno jajaja... no es cierto...
Así siguen los cambios en mi vida, y así sigo pintando las paredes de nuevas notas, de nuevas ideas y nuevas creaciones.
Estoy muy contenta!
nota: mamu primero ladró y aulló, ahora mejor se va al cuarto y se mete debajo de la cama, ha de decir ana es caso perdido

4 comments:

dèbora hadaza said...

que chido

Ale Morando said...

jajaj que gusto que Ana Ardillita ya tiene su trompeta :) a hacer buena música, yo me uno a tu grupo como vocalista ;)

Corentin Velazquez said...

tocarás a los beatles? Me recordaste cuando toqué mi primer guitarra, saluda diario al sol, ahora si no tienes pretexto!
saludos

auremedina said...

Hola. Sin duda comparto contigo la afición por la música, y aún más, por los instrumentos. En mi caso, es el saxo. Yo nunca me atreví a comprarme uno y a aprender a tocarlo. Soy músico, pero poco, toco el piano y compongo gracias a las nuevas tecnologías. Ánimo con la trompeta, nuestra obligación en la vida es cumplir nuestros sueños. Un beso desde las Islas Canarias.