11.24.2008

cual insecto...

En estos días he pensado cómo sería la vida si fuera una hormiga, una araña, un gusano, un mosco.
Hace unas dos semanas estaba en el zócalo, entre multitudes de personas, abrochándome las agujetas de mis tenis en las escaleritas de bellas artes, cuando decidí tomar una foto acostada, ángulo de hormiguita....
Pero bueno, no quiero desviarme del tema que quiero tratar aquí.
El otro día estaba en el metro, iba a una de mis tutorías para el doctorado, la cita era a las 4 en la estación juanacatlán, la de la mariposita en la línea rosa...
Agarré el micro hacia taxqueña, iba lleno, hacía de ese calor térmico horrible, me arrepentí de haber comido hace tan poco tiempo y una hamburguesa... sentía ese sueñito pos comida...
Llegué a taxqueña, corrí para despertarme un poco, pero no sirvió, en cuanto entré al metro empecé a sentir ese sueño imposible de evitar... por suerte agarré lugar, y después de pasar dos estaciones ya estaba bien dormida... de repente me desperté con una risotada mia, recordé muchas escenas de personas cabeceando en el metro y me imaginé mi cara, jajaja casi casi con la mosca parada en mi boca... decidí pararme, para no volverme a dormir...
Veía todo diferente, como con más volumen, como si estuviera dentro de los ojos de algún insecto volador, tratando de encontrar un lugar para descansar, para picar cual mosquito y recuperar energías.
Llegó el lugar donde cambio de línea de metro, caminé como gusano, lentamente, casi arrastrando los pies, mis ojos pesaban mucho, y mis manos ni se movían, veía pasar montones de gente y sentía que yo no avanzaba...
Entré al otro metro, más caliente, más lleno, más obscuro y más lento... agarré lugarcito cerca de las puertas que no se abren, y me recargué en los barrotes, atrapé mi bolsa y cerré los ojos, una mano iba atrapada en el barrote de la esquina, lo demás dije pues pretendamos que soy una araña y no me caigo, así iba retedormida por 4 estaciones, hasta que escuché mi propio ronquido, uno de esos de cuando tu cabeza está completamente hacia atrás, tu cuello extendido hacia atrás y tus ojos medio abiertos (en mi caso como 3/4 de abiertos)... y pues el pedazo de saliva se atora y suena el grrrrrrgggg..... jajajajaja mi risotada fue fenomenal, y el tratar de abrir bien los ojos y ver la reacción de las personas a mi alrededor ha de haber sido buenísimo... Una señora que cargaba una pesada bolsa del mandado se botó de la risa, un viejito dijo, tan joven y tan cansada, y un niño dijo, como araña dormilona....
Yo no podía parar de reír, sentía mi cara roja, mis ojos empezaban a llorar de la risa... por suerte llegó mi parada, salí, tomé aire, pasé al baño antes de mi tutoría y le conté a mi tutor mi expriencia, se rió mucho y me dijo, pues para la próxima traete una almohada, jajaja....
En fin, si alguien como yo me hubiera visto, estaría en algún blog... por eso prefiero autoburlarme de mi... hormiga, mosco, gusano o araña, de cualquier forma qué rico es dormir así en el metro!

11 comments:

El Beetho said...

Esas jetitas son geniales! A mi me llegó a pasar en los autobuses del RTP, no sé que tienen, pero se mecen muy rico, te arrullan.

Menos mal que esta vez no te pasaste de la estación en la que tenías que bajarte! ;D

krause said...

jajaja si si dormir en el metro es genial jaja y despertar como tu aun mejor, sera que me a pasado, jaja pero q mas da al fin ni me conoce nadie... saludos aca con frio je y x alla.

5inister said...

Yo casi siempre me quedo dormido en el pesero; no se que bicho sería pero me siento como babosa en microndas cuando me da sueño postcomida.

Javiere said...

JAJAJAJA, a veces, muchas veces escucho también lo que mi cuerpo dice por su cuenta cuando esoy desconectado de mí mismo.

Besos.

dèbora hadaza said...

jajajaaja ay chica, yo estoy recansada ultimamente y me duermo en todos lados, y si a veces tambien me doy risa, un abrazo y desacanse lo mas que pueda, jajajaja y si no olvides llevar una almohada pequeña para esos casos =)

Andrés said...

definitivamente prefiero dormir en hamaca, aunque las clases de doctrinas filosóficas siempre tenían un majico efecto que me hacia dormir mejor que en mi casa

Karla V said...

es muy loco eso de dormirse en los camiones, cuando yo iba a la escuela en las mañanas siempre lo hacía y mi cuerpo desarrolló un reloj biológico o ve tú a saber qué era, pero me dormía acá bien rico, hasta soñaba! y siempre me despertaba a tiempo, una o dos cuadras antes de mi bajada XD

también me he dormido en otras ocasiones y me despierto con mi propia cabeza que dice mi madre que se mueve como badajo de campana jajaja


un saludote Analines, y felices sueños :)

Linda said...

que huex....ando con tu mismo sueño y tengo que dar clase...
ptsss

Forrester said...

hehehe, creo que lo malo de que tengas bici es que va a disminuir tu número de aventuras en el transporte público.

Ale Morando said...

jajajajaja sueñito y encima pensamientos de insectitos es buena combinación para un buen post jajaja

a mi me ha pasado que de regreso de la oficina aprovecho que me toca un poco de tráfico y me duermo un ratito, claro cuidando bien mis cosas y hasta ahorita no se me ha pasado la parada ni nada por el estilo jiji

abrazotes!!!

Manolo said...

jajaja..
cuidado.. igual y grabaron tus sonidos ronquinales y quedarán en algún blog, -como dices- de alguien que narra lo que pasa por ahí..
lo bueno que ya terminó..
ahora falta lo peor
jeje


besos