9.02.2008

ay qué cómoda!!!! narraciones en el micro

Salí como a las 10:50, casi 11, hacía calorcito aunque el aire estaba fresco, en cuanto llegué a la parada pasó el micro, era ese que es como compacto, muy apachurrado y con una distribución rara.
Me subí y busqué lugar para sentarme porque sepa por qué razón hoy estaba como que muy cansada... vi que había un lugar enmedio, al lado de una señora, pero cuando llegué inmediatamente se acomodó enmedio, puso su sueter y se me quedó viendo con cara de que aquí no te sientas... Un señor me dijo aquí atrás hay un lugar vacío... Me senté; iba al lado de una chica que traía su reproductor mp3 a todo volumen, y claro iba oyendo reguetón, qué horror!! de por si ya traía una canción de esas pegada desde la mañana, pues peor en ese momento.
El micro iba alocado, de esas veces que aceleran y se frenan con todo, se subieron otras 3 personas, una de ellas una señora ya grande y con bastón. Al igual que yo, vió el lugar vacío y se acercó para sentarse, la señora sentada volvió a hacer lo mismo, hasta la misma cara... pero la viejita no se quedó callada ni se conformó... Se le quedó viendo, usó su bastón para mover el sueter de la señora, la señora puso cara de rabia, la viejita se le quedó viendo y dijo, "ay qué cómoda mijita!!! quita tus cosas y échate pa'lla!"
La señora fúrica se le quedaba viendo, y finalmente con una voz muy grave y fuerte le dijo," no! yo no me muevo, no me gustan las pulgas de las otras personas, vieja arrímese!"
La viejita ni se inmutó, no se movió, no la volteó a ver, nada... Los demás pasajeros mirábamos sorprendidos lo que ocurría...
La señora empezó a moverse, a hiperventilar y finalmente se levantó sobre su asiento y gritó, un grito fuerte muy fuerte que pasó de ser grave a extremadamente agudo, así como de caricatura donde se rompen los vidrios de todo el lugar... Hasta la chica del reguetón se espantó...
El chofer paró el micro, dos señores estaban sujetando a la señora, la agarraron, la viejita se movió para dejarla pasar, la señora echaba patada para un lado y otro... La sacaron del micro y se arrancó en friega el chofer.... La señora corrió como 100 metros atrás del micro, en medio de la calle gritando: "ay qué cómoda! ay qué cómoda!"
Cosas raras de la ciudad, de los micros y de los locos que me siguen pa todos lados!

5 comments:

Manolo said...

uorale, por lo menos no te dijo nada directamente, eeeso es horrible, tu sabes a lo que me refiero

besos

Karla V said...

jajajaja la señora díscola recibió su merecido. no deja de sorprenderme tu magnetismo para atraer a la gente rara o un poco loquita jajaja probablemente por eso es que yo ando aquí XD


un saludo verde!!

Andrés said...

que loco, en verdad es sorprendente como hay gente que no lastima a nadie dentro de los manicomios pero esa señora esta suelta. batman atrapala por favor

Red Eyes of Fire said...

You shoulkd write a book. You make a brilliant writer.

dèbora hadaza said...

oorale que loca qu vieja tan loca!