10.07.2007

números confusos

ayer por la mañana viajé del DF a Cuernavaca, necesitaba ponerme mi máscara de que todo estaba bien en mi vida, y qué mejor que iendo a Cuernavaca donde nadie sabe nada de lo que me pasa...
Pues salí temprano y como siempre no pasaba el micro, por fin pasó y llegué a Taxqueña, el camión salía a las 9:10, fui por un pan al globo (a ver si así subo los 6 kilos que he perdido) y pues me fui a formar para entrar al camión.
Nunca faltan las personas que preguntan, señorita, este es el camión de las 9:10? o no veo me puede decir si estoy haciendo la cola en el lugar correcto?
Después de la revisión de equipaje entré al camión y me senté en mi lugar, a los pocos segundos alguien dijo, oiga señorita yo tengo el número 7, y le dije, está seguro? porque luego no se alcanza a ver el número antes del 7, y ya me dijo, ah si, es el 17. Otros minutos después, lo mismo, esta vez una señora que tenía el 27 y luego otro señor que tenía el 37, pero no solamente era mi caso, todos los de los primeros asientos tenían este problema, del 1-8... al parecer la impresora de boletos está chafeando cada vez más y más, pero pues luego la gente si se pone un poco orate y empiezan a gritar como locos, como si el lugar fuera lo más importante... a mi no me molestaría cambiarme, pero bueno, al parecer es algo parecido al hecho de los carritos del supermercado.
Fue tanto el caos que a las 9:10 el camión arrancó, la gente seguía parada dentro del autobus, y 2 personas se quedaron fuera, gritando, corriendo detrás del camión, mentando madres.... En Tlalpan seguía la discusión y por un momento se puso tan ruda que dos viejitas se empezaron a hablar sobre el respeto según la edad, las 2 tenían 67 años, habían nacido en el df, y se pusieron a comparar hasta cuáles de sus padres tuvo más hijos, la que tuviera más sería la que se quedaría con el lugar, cucu. Por fin, la señora de al lado le dijo a la viejita parada que le cedía su lugar, para que siguieran discutiendo. Y lo hicieron, todo el camino discutiendo sobre el respeto de espacio, respeto de edad, respeto de quién hizo la compra primero, respeto de quién tenía más hijos, nietos, quien iba más seguido a Cuernavaca, etc.
Yo siempre he dicho que se les botan los tornillos pero gacho... al menos después de medio viaje me arruyaron lo suficiente para dormir unos valiosos 15 minutos.
He de decir que al llegar a Cuernavaca, la niña que venía atrás de mi empezó a vomitar, lo cual hizo todavía más molesto todo el viaje...
Pero bueno, llegué al calorcito tropical, es impresionante que a las 7am estemos a 25 grados... ni se diga a medio día...
Ya desvaríe mucho, se nota la ausencia de algo en mi vida.

8 comments:

Vilknk said...

más bien sólo el reacomodo de unas varias cosas en tu vida...
un abrazo siempre :) ciao!

Ale Morando said...

uchales a las ñoris se les bota el disco bien cañón cuando les llega la edá jajajaja

que rico que estas en el calorcito, yo aqui en mi casa me congelo brrr

abrazottotototoote

X said...

Debe tratarse de una mala temporada en tu vida, seguro que pronto pisas fondo y te impulsas para salir más brava.
Te lo digo porque se nota que pasan cosas "malas" a tu alrededor (ñoras peleando, gente vomitando.
Dentro de poco nos harás reir con esas cosas escribiendolo con tu peculiar estilo.

Te mando un fuerte abrazo.

Mme. Carroll said...

Es de la verga, cuando estás triste, todo adquiere un aspecto gris, ese viaje puedo haber sido algo muy cagado, o lo pudiste haber visto como siempre ves las cosas, positivamente y riendo mucho mucho. Espero que te sientas muy bien pronto, y que te cagues de risa en todas partes.

Un beso.

Joyrider said...

Los viajes en camión siempre están llenos de personajes molestos. Creo que jamás he disfrutado viajar en camión, siempre salgo con náuseas, sobretodo por el peculiar olor que tienen los camiones, en especial cuando alguien decide usar el baño. En fin.


Suerte en Cuernavaca, un abrazo.

the lines on my face said...

vic: si, el reacomodo, definitivo.
ruth, ya ando de regreso y con frío, jajaja
mr x, definitivamente mala temporada, ya quiero salir de ahí quiero mi cumpleaños feliz.
mme. carroll, ya no quiero más gris, quiero colorcitos y quiero reír, mucho mucho,
joyrider: a mi también me da asco ese olor además siempre se me pega en la ropa y toooodo el día lo huelo, asqueroso... pro preferible que la vomitada ;)

Manolo said...

Esas viejitas son de las que namas necesitan hablar por hablar, ya nadie les hace caso y necesitan a alguien que las escuche, aunque sea asuntos tan raros como ese, puedo apostar que se podrían ver diario las dos señoras y podrían seguir hablando de lo mismo, porque ¿qué es más importante, hablar de eso o de la novela de las 8?, no lo se, el chiste es cotorrear el punto, es como cuando con mis cuates podemos pasar horas hablando de el porque la versión de cierto grupo tocada con cierto guitarrista invitado es mejor que la tocada con el original, discutimos sobre eso horas y horas, viendolo desde el punto de vista de la gente normal pareceríamos idiotas, porque los demás ni lo notan (o ni saben que grupo es ese), pero la neta son pendejadas, pero el chiste es cotorrear el punto, apasionadamente, mientras te echas unas chelas, porque con este calor como se antojan, no puede ser que son las 9 y estemos a casi 20°, en este defectuoso extraño y perdido, perdido como yo que ya debrayé y no se siquiera si estoy en el post correcto, porque si he estado leyendo tus post pero no había podido comentar, aaaaa, bueno bueno, ya fue mucho.
anímate -un poquito-.

Angawen said...

Ánimo amiga, puedes ver que tu vida no se termina sino que sigue llena de anécdotas interesantes y cosas curiosas que te pasan a cada paso que das.
Cuidate y recuerda que se te quiere