9.17.2007

subiendo sin parar...






Así continuamos nuestro viaje, salimos temprano a agarrar un camioncín para ir al castillo de Bram (donde durmió por un día el famoso conde drácula) y rasnov, una ciudad fortaleza...
Llegamos a la estación de autobuses bastante temprano, desayunamos panecitos, juguitos y plátanos, y yo dije que iría al baño antes de irnos, faltaban 30 min para salir, el problema es que parecía que había llegado una gran excursión y la cola en los baños era como cola de estadio... Ya cuando estaba a punto de entrar Iván gritó que ya había llegado el camión, que me apurara, pero pues faltaban unas 10 personas antes de mi, así que con señas dije que si podía entrar al baño de hombres, y claaaaro que 20 mujeres más me siguieron, así que pues también había unas 4 personas antes de mi, Iván gritando que me apurara y yo haciéndome pipi... Por fin, decidí hacer en los mijitorios, pues qué más da... y salí corriendo, pero creo que por la prisa y el super jugo no fue suficiente y todo el camino de Brasov al castillo de Bram me iba haciendo pipi.
Al llegar al castillo, entramos,bueno, subimos; a pesar de ser un lugar bastante turístico estaba muy bonito, así que disfrutamos caminando e imaginando cómo sería haber vivido ahí... Había algunas fotos de las mujeres que vivieron ahí y se veían un poco fantasmagóricas, jajaja.
Al terminar de ver el castillo fuimos a esperar el camión que nos llevaría a Rasnov, mientras esperábamos veíamos las extrañas actitudes de unos perritos callejeros y de un cuate que estaba un poco loco, jaja.
Llegamos a Rasnov, pero realmente no sabíamos cómo subir a la fortaleza, así que decidimos preguntarle a una señora y un señor, y como nos vieron cara de turistas llamaron a una niña para que nos dijera en inglés cómo subir a la fortaleza, la niña moría de pena y su abuela y papá insistían en que nos tenía que traducir, finalmente la niña estalló en llanto y corrió en sentido opuesto.
Por fin medio entendimos y subimos a la fortaleza, una subida pesada, y yo entre cansada y mocosa pues sentía que iba a morir a la mitad del camino. Pero llegué, se veía la ciudad y las montañas, la parte sur de transilvania. Estaba bonito el lugar, aunque tampoco había muchas cosas.
Regresamos hacia Brasov, y en la parada del camión un señor se puso a platicar con nosotros, nos preguntó dónde nos estábamos hospedando, cuál era nuestra dirección en México por si él venía a México y nos dio su dirección por si volvíamos a ir a Rumania y no teníamos dónde hospedarnos... medio le entendimos que era un buen lugar para esquiar y que vivió en Cuba en la época comunista de rumania, trabajaba como mecánico.
Al llegar a Brasov fuimos por un delicioso pastelito con un cafecito bastante rico, el pastel estaba muy bueno, el mio era de nueces con chocolate y como trufa de chocolate y el de Iván no me acuerdo, pero creo que era de chocolate. Teníamos planeado ir a ver los souvenirs y luego subir hasta el mirador de la ciudad. Así le hicimos, empezamos a serpentear la montaña, decían que el recorrido aproximado era de unos 45 min, desde el prinicipio empezamos a cortar camino, iendo por vereditas más empinadas, más resbalozas y más cansadas, pero aún así, la cima se veía muy lejos... Por fin a eso de las 7pm llegamos a lo más alto, donde el letrero de Brasov permite una vista impresionante de la ciudad. Luego fuimos a los teleféricos, planeando regresar cómodamente, pero cuál fue nuestra sorpresa que ya no funcionaban, a las 6pm cerraban, jiji. Pues nimodo, a bajar y bajar antes de que se anocheciera y no pudiéramos ver absolutamente nada. Llegamos cansados al centro de Brasov, subidas, bajadas, largas caminatas, calorcito, entonces nos dimos un buen atascón de cena, cerramos con unos postres no muy buenos con una señorita un poco rabiosa y loca.
Al día siguiente saldríamos temprano y necesitábamos descansar, claro que no pude evitar cantar todo el camino de regreso a la casa de Florín, los dulcecitos me produjeron hiperactividad ardillezca.

5 comments:

Ale Morando said...

suuper, que bueno que conocieron esa zona que por las fotos se ve padrísima y a la vez tétrica jajaja se me antojo tu pastel jajaja

saludines

Reina [Eme] Alicia said...

Tengo hambre!!
Quiero ser vampiro y vivir en un castillo, pero en mi caso seria vampiresa y no creo poder pagar mas que un departamentito en el centro de Puebla.
Sube mas fotos :P
Beso!

Manolo said...

uy... que les agarra la noche en tierra de vampiros... casi

the lines on my face said...

jajjaa, ruth, el pastel estaba rico rico y baratísimo, como 7 pesos, reina alicia, tienes que ir, es barato, hablan todos los idiomas yo creo que sería buen lugar inspiratorio. Manolo, si, hubiera estado chido, puse en práctica mis conocimientos sobre osos y lobos ;) lo malo es que ni a encendedor llegábamos y el bosque en la montaña estaba denso y empinado, mínimo nos hubiéramos descalabrado.

Vilknk said...

podrías hacer la nueva guía esas de lonely planet ja :)
buenos relatos! saludos!