9.12.2007

entre "vampiros" entre comillas...






Pues si, nos adentramos a tierras más altas, mientras íbamos un poco mojados en el tren íbamos viendo las montañas alzarse a nuestros lados, la neblina descendía de ellas y llenaba con una brisa los techos de las casas aisladas entre estación y estación.
Llegamos a Brasov, segunda ciudad más grande e importante de Rumania después de Bucarest. A la entrada se veía una ciudad industrial, fábricas, edificios altos y dijimos, será aquí?? dónde está esa ciudad de transilvania?
Nos bajamos del tren, inmediatamente llegó una señora a ofrecer su casa como hospedaje, nosotros como buenos mexicanos desconfiados dijimos no, nie, nel... jajaja.
Y fuimos hacia la oficina de información a preguntar sobre hospedaje en esa ciudad.... La señorita que hablaba un italiano e inglés muy fluido, me dijo que no había nada disponible, todo lleno, y yo dije, qué qué???!!!! Pero en ese momento llegó otro señor a ofrecer su casa, y la señorita de información me dijo que podíamos quedarnos con él, que con la señora no, pero con él sí... Así que ya le dije a Iván y le dijimos que sí, que nos dijera dónde estaba su casa. Nos dijo que fuéramos a su coche y nos llevaría a su casa y explicaría absolutamente todo lo que hay en Brasov. Florín nos llevó a unos edificios construidos en la época comunista, grandes, altos, de buen tamaño por dentro, viejos, e idénticos entre sí.
Después de dejar nuestras cosas y de escuchar recomendaciones de Florín, nos fuimos hacia la ciudad vieja o centro de Brasov, las calles son en su mayoría peatonales, estrechas, la verdad es que yo me imaginaba calles más estrechas, menos coloridas, con techos de color gris o casi negro, pero no, cual fue mi sorpresa de encontrar tantos colores, techos con tejas anaranjadas de dos aguas, mucha gente, mucha actividad y un ambiente cálido. Una ciudad que tiene muchos jóvenes, por extraño que parezca (mmm, serán ellos los vampiros y por eso no hay viejitos???)
Estuvimos caminando un rato largo, visitando el cementerio, la iglesia negra, y luego a comer rica comidita Rumana, calientita y llenadora además de barata, qué buenos momentos, luego salimos a caminar y subir a la torre blanca y la torre negra, ya no hacía ni tanto frío ni se sentía tan húmedo, regresamos a la casa de Florín y descansamos agusto de tanto viaje, lluvia y ajetreo preparándonos para el siguiente día.....
puse algunas fotitos, luego pondré más, la última es mi imitación chafa de vampiros, jajaja

6 comments:

Manolo said...

torre blanca, torre negra... ajedréz, estabas jugando ajedréz, no te hagas... jeje

saludos, y cuando gustes pasar por la oficina adelante, ahí puedes practicar eso del no hacer nada (por aquello de las agendas y horarios)

Megara said...

jajaja oorale si me espantastecon tu foto jaja no no es cierto... Pues que buena onda con Florin!

Vilknk said...

ahhh siempre describes la comida de tal forma que me da hambre jajaa
me gustan tus foto-relatos hehe... saluditos!

the lines on my face said...

manolo, pues es que no sé exactamente dónde está la oficina, jajaja, nadamás asumí porque vi una bicla afuera.
yoa, espero no haberte espantado, jajaja, creo que da más risa que susto, sino pregúntale al que la tomó, no para de reir cuando las ve.
vic, si si, es que la comida me gusta mucho, por eso hambrecita, jajaja, saludines ;)

Linda said...

Hey...y como sabemos que no te mordieron por alla??

Ale Morando said...

suuper la tierra de Vlad Tepes y las leyendas de vampiros, que chido que pudiste ir por alla

no te topsate con alguno por ahi?