9.05.2007

de hormigas, sauna, y mucho mar





Así viajamos en autobus de Sofia a Varna, hacía mucho calor, afortunadamente el autobus tenía aire acondicionado, nos pusieron una película de Bollywood en hindi y con subtítulos en búlgaro, así que más perdidos no podíamos estar... Era como la copia de esa película gringa que no sé cómo se llama pero era de dos cuates que encontraban a un muerto y hacían como que estaba vivo porque era famoso... pues era parecida a esa, claro con bailes y cantos bollywoodescos muy chistosos y con una que otra palabra que entendíamos.
Mientras recorríamos las carreteras de Bulgaria se seguían viendo fábricas abandonadas, uno que otro monumento comunista, muchos campos de girasoles secos, trigo y maíz.
Así llegamos a otra ciudad, Varna, conocida turísticamente porque tiene de las mejores playas en el mar negro...
Llegaron los del hostal por nosotros, lo cual sonaba bastante bien, dijimos, no pues sí estará chido, claro, lo habíamos visto en un folleto y decía que tenía alberca, bar, internet y otras cuantas cosas... La van caminaba y caminaba, y la conductora, dueña del hostal, inglesa, nos contaba que les estaba iendo muy bien, que era buen negocio y así.... Y seguíamos camine y camine, cruzamos un puente, atravezamos unos bosques en otra isla y por fin, después de mucho llegamos...
La primera impresión del lugar era: muchos ingleses, lugar descuidado, y pues nos enseñaron nuestra casa de campaña y el disque jardín fabuloso bastante cochino y con maleza por todos lados, el internet que costaba bastante, su sala común, los baños que no estaban limpios y casi todo lleno de moscas, pero lo peor es que no estaba en Varna, mar negro a 30 min de distancia!!!
Pues nos fuimos a cenar a un restaurante alemán que no estaba mal, pero tampoco era la gran cosa, ahí cerquita y luego, como estábamos muy cansados nos fuimos a dormir.
La casa de campaña estaba rara, enmedio del jardín, con muchos insectos, muchas piedras en el suelo, a media noche un gato quería jugar con mi cabeza y rasguñaba la tienda a ver si alcanzaba a tocarme, se oían los lobos a lo lejos, y empezaba a hacer calor... Por fin logré dormir y a las 7 o tal vez antes Iván me despertó, hacía mucho calor y no sólo eso, sino que el techo y mi boca tenían unas cuantas hormigas!!! Salimos temprano hacia Varna, sin desayunar, sin bañarnos, y fuimos en búsqueda de hostales u hoteles baratos en Varna, por fin como a las 10 encontramos uno, el hotel más lujoso en el que nos quedamos en todo nuestro viaje, valio la pena para la playa... fuimos a desayunar y al mar....
El mar negro sí es negro, extrañamente es una playa larga, te puedes meter 20 metros adentro y el agua sigue a nivel de tu cintura, aunque sí hay olas que rompen un poco fuerte... Su agua es negra, bueno, como un verde muy obscuro, la playa tiene una arena fina, parecida a la de veracruz que se te mente hasta por donde no, y está muy llena, tal vez porque era fin de semana, porque era verano, pero estaba llena... Eso sí, hay muchos caracoles adentro, caracoles que se entierran en los pies cuando saltas, medusas que te dicen aguas que ahí te voy y unas extrañas algas que parecen lechugas, sí, lechugas que las mujeres se ponen en sus venas variciosas, jajaja.
En la noche recorrimos más la ciudad, muy alumbrada, con mucha gente, con helados ricos y con una muy bonita luna llena al fondo del mar, negro sin que fuera de noche, y negro en el negro del cielo de la noche.
Varna es una ciudad turística, extrañamente tienen una iglesia en el centro con adornos de navidad en pleno verano, en la estación de autobuses con trabajos y entienden inglés, por lo que tuvimos varios problemas de salida, pero seguimos nuestro viaje, destino próximo Bucarest (Bucuresti) Rumania.

7 comments:

Angawen said...

Jajajaja no se sobre que opinar!!! El gato jugando con tu cabeza?? hormigas en la boca?? caracoles en el pie?? Ay mujer no se si estas cosas solo te pasan a ti o me falta viajar mas :oP

Saludines!

the lines on my face said...

jaja, creo que sólo me pasan muchas peripecias pero así me acuerdo mejor de todo, y sí el mar negro es hermoso, hay que regresar no??

Linda said...

Que chida narracion....esperando el siguiente episodio!!!
Saludos!!! y si...me fui por un cafecito y un postrecin a la orilla del Danubio

Megara said...

que padree..me da muchisima envidia..todo suena tan chido y las fotos! woow ..tendre que ir jaja...
hey..de nuevo de regreso mi blog jaja..

Vilknk said...

y viste a esas mujeres ponerse las lechugas? qué es la primera foto?
saludos!

the lines on my face said...

si, vi cómo se ponían las lechugas en las várices, por eso asumí que para eso funcionaban, la primer foto es de una viejita cultivando en su jardin, cerca del primer hostal de las hormigas...
tienen que ir por allá algún día, jajaja ;)

anais said...

yo no quiero hormigas pero todo suena lindo (salvo el primer hostal)... y el mar negro, por como lo cuentas, vale la pena cualquier mala experiencia que te lleve hacia el... o casi cualquiera... jejeje