8.16.2007

entre puras piedras1...

No me gusta describir las ciudades que conozco, creo que no se pueden definir las ciudades con palabras, y menos si pasas por ahí por unos cuantos días...
Atenas nos acaloró y asombró desde el principio, llegamos a las 10pm, un aeropuerto un poco austero pero un metro demasiado avanzado... supongo, dije yo, es muy nuevo por eso de las olimpiadas... Vagones parecidos a la línea 2 del metro del DF, enlazados entre sí como un gran gusano, pero mucho más ancho, limpio, nuevo y con los avisos de voz grabados en griego, inglés y en el aeropuerto en francés, alemán y español, tal vez olvido algún otro idioma.
Llegamos al centro de Atenas, a Plakas, donde leí en una guía de viaje en el aeropuerto de Londres, que habría muchos hostales más o menos baratos...
La ciudad estaba obscura, las calles son estrechas, el mapa que conseguí, no tenía muchas calles señaladas, y no anoté las direcciones de los hostales... preguntamos en 3 hoteles, 70-120 euros la noche por persona... teníamos que encontrar el hostal... Por fin, encontramos uno, John's Hostel, estaba bien, un cuarto para los dos, con el baño al lado... hacía un calor de los mil demonios y teníamos mucha hambre, así que le preguntamos al encargado en ese momento en el hostal, de un buen lugar, bueno, bonito y barato; y nos recomendó un restaurante donde daban gyros a 1.60 euros!!!! Qué rico probar esos verdaderos gyros, quedé llenísima y olvidé el hecho de que los días pasados había estado un poco inestable del estómago... dije pues que venga lo que venga, pero yo lo voy a disfrutar!!! Comimos el gyro afuera de una de las tantas ruinas de Atenas y después caminamos hacia lo que parecía ser la Acrópolis... pero a la mitad del camino alguien en un tienda nos saludó con un Hola! y pues nos pusimos a platicar, era un cubano, llamado Jesus, llevaba viviendo varios años ahí, trabajando en una tienda de souvenirs y haciendo música, hip-hop latino-cubano, nos dio una muestra de cómo eran sus canciones, sonaba bien, y estuvimos platicado ahí un rato largo, sobre las cervezas de Praga, sobre vivir en Europa, y cosas así...
Al día siguiente recorrimos Atenas, dentro de todo no es una ciudad muy grande, el problema es caminarla bajo el calorón de verano, de 45 grados. Fuimos temprano a todas las ruinas arqueológicas importantes, hicimos bien, porque se llena un chorro de gente... extrañamente el museo de la zona arqueológica estaba cerrado, de hecho un señor preguntó que cuándo abrían y la señora cuidando que nadie pasara dijo, NUNCA, creo que fue algún error de idioma... tal vez se refería a que no abrirían por el momento, o en unos meses, pero eso de nunca???!!! En fin, a nosotros sólo nos dio risa. Ese día también comimos algunos platos típicos de Atenas, o Grecia, una ensalada griega con un rico quesito feta, una ensalada de yogurth con pepino y cebolla, unos jitomates rellenos de cordero y una como lasaña de berenjena y otras cositas (que estaba más rica que los jitomates rellenos), al final nos dieron un postre de regalito, yogurth con duraznos y miel, sabía muy rico. Por la noche, al regresar al hostal, estaba el mismo encargado de la noche anterior, así que platicamos un poco más con él, Stephan, de Serbia, llevaba viviendo 10 años en Grecia, no podía salir de ahí todavía, y nos contó varias cosas sobre el lugar... la migración que hay hacia esos países, la entrada a la comunidad europea, el aparente beneficio que dan los euros, pero que en realidad las cosas eran muy inestables y además todo se había encarecido mucho, sobretodo la vivienda. Así, también nos contó sobre el momento caótico que se vivió durante las olimpiadas, en donde llegaba mucha gente sin reservaciones en hoteles u hostales, que todo había doblado su precio y que él tuvo que esconder a una chava abajo de as escaleras porque ya no había encontrado hostal... y al día siguiete una pareja con su bebé llegaron a pedirle alojamiento y que los acompañó bien lejos a encontrar un hostel... Era un señor muy amable y platicador, cuando le dijimos que somos mexicanos dijo ah Hugo Sanchez!! Acapulco!!! y nos preguntó sobre el clima, los lugares, las playas... así nos contó también sobre el negocio de los abrigos de pieles en Atenas, algo que suena un poco contradictorio por el calor y la gente que visita Atenas, pero al parecer sí tienen mucho éxito a pesar de sus precios altos y de que para qué te podría servir un abrigote en ese calorón????!!!
Para el siguiente día planeamos ir a la playa de Atenas, le preguntamos a Stephan del mejor lugar.... y ese será el siguiente post.

6 comments:

Angawen said...

Wow, quitando el calorón del nabo todo suena genial!! Que envidia eso de cenar un gyro junto a las ruinas!! Increible!!
Sigue escriiendo mucho mucho!

Un beso

Linda said...

Adore Atenas cuando fui, con todo y su calor de los mil demonios. Si puedes vete a dar una vuelta a Nafplio, el pueblo mas bonito a la orilla del mar, y solo un bus de hora y media desde la hermosa capital griega.

Vilknk said...

bien, bien, vamos siguiéndote ;)

Manolo said...

grrrr... tuve oportunidad, fue un volado y no fui a grecia... me lleva!

ni modo... fooootos fooootos!!

anais said...

yo creo que a mi me vendría de maravilla... tomando en cuenta que toda la vida he estado acostumbrada a los calorones de los mil demonios...jejeje...
que risa con el NUNCA, pero tal vez si era nunca y pasó algo fatal ahi dentro y nadie les ha contado... mmm.... investigaremos jejej... ya leeré sobre las playas y por lo pronto, sigan de viajeros malditos suertudossss... yo a comer camarones :P
besote

Ale Morando said...

amiga ya me antojaste la comida griega y visitar todas esas ruinas :) espero hacerlo algún día y con tus consejos mejor jejeje

saludines