7.03.2007

rojo y suavecito

Pues si, otro día en el metro y otra narración, acompañada de otras en el centro, que luego escribiré...
Me subí en taxqueña, eran las 9 así que la gente se apachurraba por entrar y correr a agarrar lugar, yo ya agarré estrategia de empujar, pero mido si puedo empujar sin hacer daño, jajajaja... y pues ya me senté en el asiento pegado a la puerta, ahí me gusta porque no me resbalo tanto y hay un poco más de aire por los ventiladores.
Al lado mio iba una chava, como de 19 años, leyendo y subrayando un libro con un lápiz, vestida tipo emo, lo cual cada vez es más popular en el DF a esas edades, bueno, eso he visto.... hasta su lápiz tenía look emo, jajaja..... en serio!!!
Un cuate que iba enfrente iba viéndola mucho, veía sobretodo la cara de concentración de la chava, y se sonreía cuando ella subrayaba... por un momento llegué a pensar que se conocían... aunque no había cruce de miradas... él iba leyendo el periódico, el metro, la sección de deportes y la destacada participación de la sub 21 en el mundial.... después enrolló el periódico y recargó su cabeza en el vidrio de la ventana, viendo de reojo a la chava sentada junto a mi.
Así pasaron las estaciones, hasta llegar a Pino Suarez, ella cerró abrúptamente su libro y se paró rápido antes de que llegara la estación de Zócalo. Al levantarse su lápiz cayó al suelo, cerca de donde estaba él.
Inmediatamente vi cómo su cara se ponía roja, se agachó por el lápiz y con un movimiento muy suavecito con su periódico enrollado rozó el brazo de la chava, que evidentemente hizo caso omiso del movimiento... así que la rojez (bueno, sonrojamiento) iba en aumento, y el señor al lado del cuate se empezó a reir por la escena, entonces claro que yo me empecé a reir y él se ponía más y más rojo y la chava no volteaba; el periódico rozaba su brazo derecho y el lapiz daba pequeños golpecitos en su hombro y ella no se volteaba....
Finalmente dije, pobre cuate, tengo que actuar, así que ya le dije a la chava, oye, se te cayó tu lápiz y él te lo quiere dar.
Ella volteó, le sonrió y dijo gracias a él y a mi.
Me bajé riendo a la siguiente estación, qué mal, debo de controlar esa risa burlona!!! ;) bueno.... noooo

10 comments:

Manolo said...

jajajaja
y seguramente había otra persona que te veía a ti, cómo los veías a ellos, y...


pobre chavo.

the lines on my face said...

jajajaja, si, si pensáramos así, estaría chido no? jajajaja... pero creo que no me estaba viendo nadie ;)

Ale Morando said...

jajajaja pobre chavo, él quería ligar y la chava ni lo fumó jejejeje a veces asi pasa en este loco dfctuoso

saludines

Chester Cuadra said...

ni modo se la pelo el chavo, para que se anda fijando en emos si son bien raros, jaja y ame imagino esa risa burlona,

anais said...

aaay esos emos acaban siendo una imitacion de todo con patas... creo.. pero bueno, emo quien quiera ser emo... y el chavo posss esta reguey... que le diga... oyeee se te cayó tu lapizzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz
jejejeje
que se aguante la pena, asi no llegara a ningún lado... solo a la estación siguiente
besos

Linda said...

Romance juvenil...ahhhhhhh

Reina [Eme] Alicia said...

¡No mames, fui tan feliz leyendo este post!

the lines on my face said...

Jiji, qué bueno que les hago pensar en el romance juvenil... creo que sí hay mucho emos en el df, y qué bueno que los divierto con mis narraciones ;)

Angawen said...

Ay mujer, que gacha que te burlas de los sonrojados!! Es horrible ponerse rojo rojo y que se burlen de ti.. pobre chavo. Al menos al final le echaste la mano

Vilknk said...

y los cuentos sólo se cambian de lado... a veces estamos dentro, a veces sólo somos narradores hehe...