7.07.2007

Conversaciones en el café

Me aventuré a darme el lujo de ir a desayunar al café tacuba sola, y digo aventurar porque no me fue muy bien con el servicio; la primer pregunta fue, -te están esperando? mi respuesta, -no; la segunda pregunta, -está esperando a alguien? respuesta, -no; inmediatamente la señorita hizo una mueca de molestia y dijo,- mmmm, bueno, es que como que estamos medio llenos y una persona no nos ayuda... ok, pásele-ya con cara de ya qué....
Entré y me senté casi al fondo del restaurante, un mesero nada amable me aventó el menú, ya traía la idea de que comería molletes y concha, con su jugo y café, jajaja, muy sano.
Entonces esperé como por 15 min, y nadie me atendía, por fin vi a uno de los gerentes, bueno, que se visten más elegantemente, y le dije que por qué nadie me estaba atendiendo, y me hizo las mismas 2 preguntas que me hicieron al llegar...
Yo nadamás pensé, ay Ana, contrólate, recuerda, lo que pedirás sabrá rico... Por fin llegó el mesero y apuntó lo que le pedí...
La gente se me quedaba viendo raro, es de esas veces que uno se pone a pensar, bueno, qué tanto estarán imaginando de mi? Total que a los 10 min me trajeron mis molletitos, uyy, estaban re ricos, en bolillo, con frijolitos, quesito bien derretido y su pico de gallo con aguacate, rico rico (perdón por los que tenían hambre).
Empecé a desayunar, seguro me chupaba los dedos y hacía cochinada y media, porque no soy muy diestra en eso del manejo del mollete...
A mi lado había una mesa llena de maestras, al parecer, se habían reunido para celebrar los 30 años de carrera de una de ellas, la maestra Lucía; estaba interesante la plática, primero fue sobre cómo eran los estudios en la normal, y cómo son ahora; luego hablaron sobre los libros de texto, la SEP, y las nuevas implementaciones en las clases sobre sexualidad... Al parecer una de ellas daba clases en una escuela particular, y daba una clase de sexualidad, fuera de lo normal que es en clase de biología. Y pues la maestra Lucía contaba que cuando era joven, algunas de sus estudiantes sí le pedían que les diera tips o les informara mejor sobre algunos temas de sexualidad... De esa plática surgió la nueva ley implementada por nuestro gobierno actual, que dice que en ninguna escuela el maestro deberá tener ningún tipo de contacto físico con los alumnos... las maestras de la mesa estaban en profundo desacuerdo... -qué tal si un niño no recibe suficiente amor o apapacho en su casa? sabemos que los maestros somos la segunda familia del niño, no es posible que hagan eso, que contraten robots!!! o que metan a los niños en cápsulas para que no los vayan a tocar.... y qué pasaría si alguna vez se te va la mano y rozas el hombro de algún estudiante? te meten al bote?-
Para ese entonces los molletes estaban agusto recorriendo mi sistema digestivo y mi concha recién salida del horno con mi café (frío y medio... pero no me lo quisieron cambiar).
Decidí enfocar mi atención en otra mesa mientras pellizcaba mi concha.
La mesa de enfrente tenía 12 personas, era la celebración del otorgamiento de una placa conmemorativa por los años de trabajo en una oficina al parecer de contaduría en el centro. Todos estaban muy animados, y el jefe se la pasaba tomando fotos y riéndose de las caras que ponían los otros trabajadores mientras los cachaba en la chupadera de dedos, o la apertura casi imposible de boca para meterse un bocadote...
Ah qué buen escándalo hicieron cuando le dieron la placa al señor, aplausos, gritos, y hasta discurso, luego los brindis por el año, por la mitad del año, por cualquier cosa....
Terminé mi desayuno, pedí la cuenta, que tardó otro buen rato y salí del lugar, evidentemente nadie me hizo caso, a pesar de decir provecho a las personas que estaban en mesas contiguas y gracias a los meseros...
Pero salí con panza llena y por lo tanto corazón contento ;)

10 comments:

Ale Morando said...

jajaja es horrible que se tarden con el servicio pero que bueno que desayunaste rico y que te entretuviste con las conversaciones, a veces es interesante mantenerse como espectador, mirando y escuchando la vida pasar :)

saludines y cuidese mucho

the lines on my face said...

chismosota, pero eso pasa por no tener a nadie con quien platicar mientras desayuno... y sí, desayuné rico, pero desde ese día mi panza ha andado como rara :S

Reina [Eme] Alicia said...

A mí también me ven rarito cuando estoy sola, pero qué más da. Así se puede escuchar conversaciones ajenas con mayor comodidad hahaha.

Quiero unos moshetes :P

Roxana said...

Odio que traten asi a los que van solos... como si fueran que? Pero me parecio genial que even so disfrutaras tu desayuno. Yo si me hubiera puesto loca a reclamar un servicio merecedor de mi presencia... pero es que a mi me encanta reclamar, jejeje.

Saludos!

Linda said...

Menos mal que el desayuno estuvo bueno...porq de entrada yo me hubiera ido a dar una vuelta despues de la recepcion!! Ni que fueras a irte sin pagar!!!

Angawen said...

Ay mujer, ya me antojaste los molletes!!
que bueno que al final pudiste disfrutar tu comida, esa es la parte mala de ir sola a un lugar público... aparte de que te ven raro e incomodan, te tratan de la fregada. A ver que día vamos a comer por allá!

PD. Por el momento están jalando los blogs en esta red asi que aprovecharé

Vilknk said...

Híjole pues creo que se podría hacer un blog de puras experiencias meserezcas... alguna vez en Mérida (en los bisquets de Obregón), mi amiga pidió sus deliciosas enchiladas rojas (ya éramos clientes frecuentes) y como el mesero se equivocó y le trajo otro platillo y descaradamente le dijo a mi amiga que por favor se lo comiera (se ve que lo iban a regañar) a lo que ella contestó que no... le cambiaron el platillo... pero estamos seguras de que algo le echaron en la cocina... definitivamente eso no sabía nada bien... no comments...
Saludos de vuelta Anita :)

the lines on my face said...

chale, qué difícil eso del servicio en los restaurantes, yo sólo sé que lo importante es tratar de no enojarse, porque el que se enoja pierde

Chester Cuadra said...

ahhhh se me antojaron cañon esos melletitos, mmmmm.... pero ya ni modo...

si eso de que cuando vas solo a comer a un cafe a donde sea por que siempre se te quedan viendo, que no tienen mejores cosas que hacer como comer o platicar con los que estan?

anais said...

molletes a domicilio por favooor!!!! ando de regreso y me pondre firma y firma... espero no te moleste que cuando regreses de tu viaje tendras mil...
pueeees
groseeeeros todos... pero me ha pasado, y me cagaaaaaa.... pero me aguanto cuando como rico como tú... eso y la historia de los pelos en mi comida... he de tener una maldición
un besote viajera