4.22.2007

vamos a jugar a la rueda rueda de san miguel.... narraciones en el metro

Esta es la continuación de la entrada pasada, del micro pasé al metro, hice una parada técnica en los baños de taxqueña, porque de la risa se me aflojó la vejiga y pues de Taxqueña al Zócalo hubiera habido un accidente seguro!!!
Al subirme en el vagón corrí a alcanzar un lugar dónde sentarme, eran como las 9:15, así que había colita y arremolinamiento para entrar al metro. Me senté al lado de dos monjas y enfrente habían 3 chavos que parecía que se habían ido de pinta ese día.
Desde que se sentaron hicieron ruiderón, que si la novia de uno lo iba a regañar por irse de vago, que si cual novia, que si la maestra, que porque le daba manzanas... así hasta llegar a la sieguiente estación. Fue ahí cuando uno de ellos se levantó, les aventó su mochila a los otros dos, se quitó el sueter y enmedio del vagón se puso a cantar: "A la rueda, rueda de San Miguel, todos traen su caja de miel, a lo maduro, a lo maduro que se voltee Pedro de burro." Sus amigos estaban en el suelo de la risa, en cuclillas, uno de ellos sí se volteó al oir su nombre y el otro sólo reía y azotaba su mano contra el suelo. El otro seguía cantando y daba vueltas con paso de ronda infantil agarrado de uno de los tubos del vagón. "A la rueda, rueda de San Miguel, todos traen su caja de miel, a lo maduro, a lo maduro, que se voltee la monja de burro" Una de las monjas se levantó y se volteó.
Un señor que iba enfrente leyendo su periódico se empezó a reir y tratar de esconder detrás del periódico, como para que no lo escogieran. Pero el organizador del juego lo seleccionó a la siguiente ronda, así jugamos 8 personas, hasta que llegamos a la estación de Chabacano y se llenó el metro. Obviamente todos corrimos a sentarnos en nuestros lugares, entonces casi casi se convirtió en el juego de las sillas, y todos reíamos por nuestro afán de volvernos a sentar, una de las monjas quedó sentada en las piernas de otra de las monjas, todos nos reimos, los chavos de enfrente aplaudían y gritaban.
Ah qué día tan divertido, menos mal que fui a mi parada técnica antes!!!!

9 comments:

anais said...

jejejejej ejejejejej ejejejej nombre ana, gracias a ti me rio yo también y me ayudas a olvidarrrrr, que si que hay que olvidar tanta telaraña mental... me hiciste reir todo el domingo, gracias!!!! y siempre envidio tus travesías, yo quiero jugar!!! invitame...
ciau!!!!

Manolo said...

wow
:o

Angawen said...

Jajajajaja que onda con tus travesías en el metro!!! alguna vez has tenido un viaje sin aventuras o episodios algo bizarros??

Saludines desde acá

Megara said...

ORALE jaja..que cagado...no me imagino a todos jugando a la rueda de san miguel enmedio del metro. Al menos fue una buena forma de quitar la tensión a todos durante el recorrido del metro! jaja.

Queen Alice said...

¡Yo también envidio tus travesías! Está poca madre. Esos sí que son juegos. Invítame a viajar en metro contigo... ¡anda!

the lines on my face said...

Gracias a todos por sus comentarios, claro que tengo uno que otro día/travesía sin nada interesante... Yo creo que pasan muchas cosas en los medios de transporte, sólo hay que estar atento a ver las cositas diferentes ;) Y sí, es como una película de fellini, y quien quiera viajar conmigo está invitado ;) saludines y abrazos

Vilknk said...

verdaderamente tampoco me imagino eso en el metro jajaja

Ale Morando said...

ejejeje me da gusto que siempre te diviertas en el metro, de plano tenemos que hacer un viajecillo juntas para ver qué nos ocurre jejeje saluditos

rene ruiz said...

genial tu relato noi cabe duda que el niño interior solo espera ser despertado

genial relato buen dia