2.09.2007

yo no fui... narraciones del metro

Últimamente el metro me ha tocado bastante lleno, hay veces que prefiero esperar el siguiente para no ir tan apachurrada, al fin y al cabo hay tiempo.
Ayer me subí en el segundo tren que pasó, no venía tan lleno como el anterior, en cuanto subí sonó el timbre de que las puertas ya se cerrarían y es entonces donde todos tratamos de apachurrarnos para no quedar aprisionados por las puertas.
Él metro avanzó una estación, y entraron 3 niños con su mamá, uno en brazos, y dos jaloneados de la manera más rápida y severa para que entraran a tiempo al metro.
Los dos traían sus mochilas, loncheras y demás chunches con las que cargan los niños. Uno de ellos traía unas gomitas de dulce.
La alarma/timbre sonó, las puertas se intentaron cerrar, y se volvieron a abrir, una y otra vez, se escuchó la grabación del metro diciendo, por favor no obstaculice las puertas, pase al fondo del vagón... la gente se movía, otros sacaban la cabeza para ver cuál era el problema... las puertas seguían cerrándose y abriéndose... a los pocos segundos, la conductora del metro se acercó a nuestro vagón, volteó hacia arriba y hacia los lados de la puerta que no lograba cerrarse...
Finalmente vio hacia abajo, sus ojos se iluminaron y salió una sonrisa de su boca, se agachó, y volteó a ver a uno de los niños, él sólo dijo: Yo no fui, mi mamá me jaló fuerte.
El caso fue resuelto, el niño que no llevaba gomitas en sus manos, traía una paleta en su mano al momento del jalón hacia adentro. La conductora del metro recogío la paleta y le sonrió al niño, la mamá sólo lo volteo a ver y dijo: ¿Para eso te compro tus paletas? ¿qué no ves que tenemos prisa? y tu interrumpiendo al metro, ¡¡¡¡ah que escuincle este, a la próxima te dejo con tu tía!!!!

9 comments:

el_x said...

Pues a que niño, eso pasa cuando la prisa ataca a los transeuntes.
A ver si algún día nos topamos en el metro; puede que me veas repartiendo el machetearte.

Ale Morando said...

vaya con el chamaquillo, mira que interrumpir el metro con su paleta... y encima se llevó una regañiza de parte de su mama jajaja :)pobrecito!!!

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.
the lines on my face said...

Nobody: Pues era paleta de como tutsi, color como roja.
X:si he visto a personas repartiendo el machetearte, siempre coopero, a ver si te veo algún día.
Ale:pobre del niño, pero pues estaba riéndose, así que no le afectaron los regaños :)
Gracias por sus comentarios

Manolo said...

jejeje... cuando era chiquito tenía miedo de quedar atrapado por las puertas y que arrancara el metro, hasta que un día mi mochila quedó atrapada, y descubrí que se regresaban, o no se movía el metro.
Pobre chavito, méndiga mamá.

Angawen said...

Ay, pobre niño!!! Eso pasa cuando las mamas se alocan y los andan jaloneando como si fueran muñecos de trapo.
Que bueno que rescataron la paleta

Megara said...

ups..jajaja...estábuena la historia...qué bueno que se atoró la puerta y pasó eso, así una histria más chida que contar aunque seguro y lo más chafa del asunto esque la mamá seguro lo regañó y ojalá no le haya pegado.que maL!

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.