1.11.2007

Oh lo siento... no es el mio, me equivoqué...

Primero formamos parte de él, siempre viendo hacia atrás, a quien lo lleva.
Más tarde, codiciamos el famoso objeto, tener control de él, poderlo llevar entre caminos, asustar a la gente que se atraviesa en el camino, subirnos en él e impulsarnos y avanzar mucho en un piso libre de fricciones y lleno de obstáculos.
Luego pensamos en llenarlo, de cosas que nos gustan, dulces, galletas.
Más tarde nos quejamos de no poder llenarlo nunca, que nos falta dinero y sólo paseamos alrededor con él.
Si, el famoso carrito del super, lleno de historias, lleno de recuerdos.
Pero a quién no le ha pasado que está completamente distraido, que tiene la mente en otro lado y supone tener el carrito "estacionado" en uno de los pasillos, en un lugar en especial, y que pone y pone cosas y luego mueve el carrito hacia su siguiente destino hasta que alguien muy desesperado grita y hace caras raras, aguanta la risa y dice, ¡¡¡ese carrito es MIO!!!! con tono posesivo.
¿Por qué el carrito de super será algo tan así, un objeto de dísputas, de encontronasos, de confusiones tan graciosas que parecen haber sido invaciones a la privacidad de otra persona?
A mi me pasa todo el tiempo, lo de poner cosas en otros carritos, o lo de tomarlos, pero pues siempre me causa mucha gracia, desafortunadamente, muchos se enojan, y más si me rio.
Son buenas las experiencias con los supercarritos.

4 comments:

anais said...

jejeje si es cierto... yo, como siempre ando de distraida siempre choco, o le pego a la gente, o me quedo obstruyendo el paso mientras decido si esa semana he de comprar comida que engorde, o sólo lechugas, o soya o carne, o agua o queso... y luego me tomo mi tiempo escogiendo las manzanas... eeee! ya quiero que sea lunes porque ese día iré al super, a diferencia de mucha gente, a mi me encanta ir al super... saludos!

Angawen said...

Hey!! Asi que tu eres de las roba carritos!!
Todo el tiempo me pasa que pepeno por todo el super lo que tengo que comprar, tardo hoooooras agarrando la lechuga mas bonita o la papaya mas madura y al final resulta que alguien despistado se lleva mis cosas!!!
Por que no agarran el carrito cuando está vacío en vez de esperar a que uno casi haya terminado con las compras??
Ay mujer... que bueno que me entero de esto para asi tener cuidado cuando coincidamos en el super :oP

Ale Morando said...

jejejeje el super es padrísimo! siempre lleno de historias y momentos divertidos

a mi me ha pasado también que de repente me equivoco de carrito pero al ver el contenido me doy cuenta que no es el mío jajaja antes de que me echen bronca :P

yo creo que ir al super es un reflejo de lo que hacía el ser humano cuando iba de cacería o recolección pero es solo una teoría jajajaj

el hecho que alguien se lleve lo que tu con tanto cuidado elegiste claro que haría enojar al más tranquilo jejeje cuidate

the lines on my face said...

ah que con los carritos y sus metáforas y teorías, yo sólo sé que no me gusta el super, y menos los lunes de quincena en las mañanas. No me robo los carritos, ni les hago caras a los demás, siempre me tocan los carritos que tienen una rueda descompuesta y siempre me desespero mucho en el super... pero me divierto pensando en estas cosas... gracias a todos por comentar :)