11.29.2006

a ronco pecho.... narraciones de un autobus

Cada vez que viajo entre la 1-2 de la tarde del D.F. a Cuernavaca me predispongo a que el viaje será un poco cansado o difícil de sobrellevar...
A esa hora hay una miscelanea de olores, sabores, ruidos y movimientos en el autobus.
No faltan las tortas, los refrescos, las empanadas, los tacos, el consomé de pollo(no sé cómo se lo comen en el camino) o hasta el sushi.
Los olores de estos alimentos, más los perfumes, desodorantes, sudor y demás, aumentando el fastidioso spray perfumado que se encargan de esparcir antes de que abordemos el camión.
Pero los ruidos son los más difíciles, de niños (siempre viajan muchos niños a esas horas), señoras que hablan por teléfono a su casa para organizar comida, para preguntar quién irá por los hijos a la escuela, y lo que me acaba de ocurrir y me sorprendió, el ronco pecho de una persona por una hora.
A los 5 minutos de habernos subido al camión, en el puente de taxqueña, se empezó a oir un ruido profundo, fuerte, estruendoso... el ruido se acrecentaba conforme el autobús tomaba una aceleración más constante... y pronto como el ruido no cesaba la gente empezó a voltear buscando la fuente de orígen... sólo volteaban sus caras y pintaban sonrisas en sus caras.
Llegamos a cuernavaca y el ruido continuaba, no parecía que parara nunca... al detenernos en la terminal, me percaté que era un señor completamente dormido, disfrutando del arruyo del camión, con unos ronquidos amenos, muy potentes pero constantes.
Me acerqué a él después de oir el comentario de un viejito que me dijo: tuvimos sonata a do mayor no?...
Sus ronquidos se pausaron y se cortaron estrepitósamente después de la palmada que le dí en su brazo.
-Señor, ya llegamos
Entre bostezos y movimientos bruscos para volver a la vida el señor dijo: Gracias por despertarme, hubiera dado 5 vueltas si usted no me avisaba.
Nunca faltan estas cosas en cualquier lugar, qué envidia dormir así de rico.

1 comment:

VegasBaby said...

nunca falta el inconfundible ronquido en un viaje en autobús por las carreteras de méxico :)

algunas veces son graciosos, otras desesperantes(sobre todo si viajas de noche y el viaje es largo)y en raras ocasiones es a coro

no sé si es la posición en que se acomoda uno en los asientos o qué será, pero siempre que me ha tocado viajar en autobús hay gente roncando, desde el gordo que crees que se tragó una locomotora hasta el niñito que no crees que pueda roncar asi

viajar sin este tipo de experiencia lo haría algo aburrido :)