9.21.2006

Debajo de las cobijas

Hoy en la mañana tenía frío, creo que casi siempre tengo frío, pasé un verano usando sábanas, cobija y edredón... lo que pasa es que soy friolenta y viví mucho tiempo en Cuernavaca, por eso es que el D.F es frío para mi cuerpo.
En fin, casi todas las mañanas sufro para salir de mis cobijas, no es tanta la flojera como el impacto de frío, jaja, y eso de que me de hipo todos los días en la mañana por el cambio de temperatura.
Pero en fin, cuánto tiempo pasamos debajo de cobijas en nuestra vida, desde bebés nos arropan en cobijas hasta que morimos y nos tapan con una cobija (claro si nuestra muerte no es en un horrible hospital)... es extraño... tal vez por eso en Charlie Brown siempre salía Linus jalando su famosa cobija... y tantas otras historias de cobijas... es que realmente se vuelve una simbiosis. Yo todavía tengo una cobija de cuando tenía 4 años, cuando era chiquita me chupaba los dedos de mi mano mientras hacía bolitas con las pelusas que le arrancaba a mi cobija, ahora la cobija está lisita y delgada, pero la sigo teniendo, aunque ya no hago bolitas de pelusas, jajaja.
En fin, es raro eso de la cobija, tal vez por eso nos tardamos tanto en salir de las cobijas en la mañana.

5 comments:

el_x said...

Dimelo a mi que siempre tengo que despegarme las cobijas de la piel a las 5 de la mañana.
Yo tambien tengo mi cobijita, es café y me la dieron cuando nací, es la unica prenda que tengo de cuando era solamente un pequeño y travieso tragamocos.

Vegas Baby said...

Yo comparto contigo la visión de las cobijas, yo soy extremadamente friolenta y mi eterna compañera en las tardes lluviosas mientras leo un libro o veo una película es mi cobijita, es algo muy rico estar calientito bajo las sábanas, sin tener preocupaciones y disfrutando relajados del inicio o fin de un día. Tengo una de cuando era una bebé, que la guardo con mucho cariño porque me la tejió mi madrina y la que uso actualmente me la tejió una de mis tías que se puede decir es como mi abuelita, es de diferentes tonos de verde con un diseño de hojas, la adoro por calientita.

maRiana said...

hipo por salir de la cobija?? jajaja eso es raro

anais said...

yo he cambiado tanto de casa, cama y cobija en mi vida... que creo que lo que tengo de cuando era chiquita serían unas muñecas que por seguridad estan guardadas en casa de mi mamá.. jejeje... sin embargo, siempre me acompañan pequeñas cosas de esas que son como basura para todos y lo son todo para mi... luego escribo al respecto y te platico jeje.
ciao

Angawen said...

Ups, yo soy un bicho raro. A mi al contrario, después de estar bajo las cobijas un rato ya despierta me comienzo a desesperar, las hago bolas con los pies y demás. Claro que se me congelan los pies y a veces solo a ellos los tapo pero para eso sirve una almohada, trapo o lo que sea. :oP Creo que me pasa porque nunca tuve una cobija de bebé.